¿Sabes en qué consiste la dieta correcta?

¿Sabes en qué consiste la dieta correcta?

Casi inmediatamente en cuanto oímos la palabra dieta viene a nuestra mente que estaremos en una especie de castigo en donde no podremos comer lo que más nos gusta y estaremos bajo estrictas reglas solamente a disposición de vegetales, pocos carbohidratos y abundante agua.
Esto no tiene por qué ser así, de hecho una dieta es más que eso. La palabra dieta hace referencia a el conjunto de alimentos ya sean líquidos o sólidos que comemos cada día.
Llevar un plan de alimentación no tiene por qué ser un sacrificio, al contrario le proveerás a tu cuerpo  todos aquellos nutrientes necesarios para funcionar de una manera adecuada y así poder realizar tus actividades diarias, al igual que disfrutar al máximo de la compañía de tus seres queridos y allegados.
Comer de manera correcta y sana es bastante sencillo, solo debemos aprender las proporciones adecuadas de cada alimento y  conocer las combinaciones que nos brindaran los nutrimentos necesarios para una nutrición saludable. Para lograr todo esto nos basaremos en el plato del buen comer.
Plato del Buen Comer
El plato del buen comer es una herramienta excelente que nos ayuda y orienta sobre cómo debe ser cada uno de nuestros platillos; fue diseñado de acuerdo a los gustos, costumbres y necesidades de los mexicanos.

En el Plato del Buen Comer los alimentos se dividen en 3 grupos:

Verduras y frutas:

En nuestro platillo debe ser la porción más abundante. Este grupo nos proporcionara vitaminas, minerales, agua y fibra, que ayudan al buen funcionamiento del cuerpo humano, permitiendo un adecuado crecimiento, desarrollo y estado de salud.

  • Las verduras y frutas le otorgaran color y textura a nuestros platillos.
  • De preferencia deben consumirse crudas, con cáscara y bien lavadas.
  • Es conveniente consumir aquellas que son de temporada, ya que son de mejor calidad y más económicas.

Cereales y Tubérculos:

Los alimentos en este grupo nos aportan energía y si se consumen en su versión integral (con la cascarilla) también nos aportan fibra. Son la principal fuente de carbohidratos, también aportan minerales, vitaminas y fibra.

Cereales: Pan de barra, birote, pastas, avena, cebada, centeno, trigo, elote, arroz, tortillas, amaranto, entre otros.

Tubérculos: Papa, camote, yuca.

Leguminosas y alimentos de origen animal:

Este grupo nos proporciona proteínas, grasas, vitaminas y minerales.

Los productos de origen animal son fuente de proteína de alta calidad pero estos poseen un alto contenido de grasas saturadas y colesterol, por lo que su consumo debe ser moderado.

Los alimentos de origen animal incluyen: huevo, quesos, leche y carnes.

Se recomienda optar por las versiones magras (sin piel o grasa) por ejemplo: filete o pulpa bola de res, cuete, machaca, pechuga de pavo, pechuga de pollo y pescados.

Leguminosas: frijol, lenteja, haba, garbanzo.

Oleaginosas: cacahuate, pistaches, almendra, nuez y piñón.

Recuerda que en tu alimentación diaria incluya estos tres grupos de alimentos.

Recordemos que la salud es el principio de la felicidad.

[1] Secretaría de Salud NORMA Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2012, Servicios básicos de salud Promoción y educación para la salud en materia alimentaria. Criterios para brindar orientación. Diario Oficial de la Federación 2012.
Publicado en Nutrición